SOLO DI QUE ME RECUERDAS

 

 

Sé que querías llegar a viejo,

di que lo ansiabas.

Esperabas amaneceres con puertas abiertas

horas a destiempo ya descontadas

del resto que aún atesorabas.

Di que te proponías cruzar la edad

como un charco en un tambor

de la tormenta y poner a secar el resto.

Di que no querías esta infancia

con manos que te lavaran,

te vistieran y te peinaran.

Sé que no querías alejarte de nosotros,

aunque en realidad somos nosotros

los que nos acercamos a ti,

con los rodeos que nos manda el miedo.

Los signos de los tiempo

tardan en llamar y ser oídos,

para entonces, lo que tenía que ser, ha sido.

Di que esta soledad es tan nueva como vieja

y sus tentáculos, estrellas caídas

sin ángel en la balaustrada.

Di que se detendrá

reteniendo los miedos y las iras,

di de la posibilidad de romper las leyes

y volver del tiempo negro que te posee

como de un paseo al mediodía.

Sé que no habrá pausa

en esta guerra fría

que tú no sabes que existe,

y que las trincheras se romperán tan pronto

como las palabras que no encuentra  tu mente.

Pero ahora di, sólo di que me recuerdas.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s