UNA INMENSA NADA GRIS

20130327_221601

 

 

Sueño que subo a la luna

y me abraza la blanca con manos

de puntas romas, me mece.

Sueño en mi luna cuna

el pájaro que me lleve

allí, dónde la noche se hizo día,

y canta libertades perdidas.

Sueño libertades en mentes libres,

vidas revolviendo vidas

prendidas a toda piel que habita

mundos azules y verdes.

Sueño mundos de paz

remanso, tan justos que aman

la luna y la mente,

el pájaro y la piel, la vida,

y viven libertades. Vivo despierta

caída de entre las manos

del abrazo cuna, y me llaman

la luna y la cuna, el pájaro y la piel

a soñar la libertad viva

de las mentes libres, y ya no duermo,

grito sin verdes ni azules, sin paz, sin vida

me pierdo, me busco, me pierdo.

Me encuentro en una calle cualquiera

de un lugar cualquiera, ya no hay espacios

que nombrar, ni amparar, ni servir,

los mataron con nuestro permiso

un día cualquiera, quienes cruzan sin mirar

cuantas vidas escancian allí,

en medio de una inmensa nada gris.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s