ENSOÑACIÓN

 

Voy a guardar el momento

mágico del duermevela,

entre recuerdos y laureles

a la sombra olorosa de un beso no dado.

El espacio y el tiempo

se encuentran a mitad camino

y las escenas se suceden

entremezclándose, aupándose,

cambiando, hasta levitar la realidad.

Recordar el momento

en que el cuerpo relaja inquietudes

comenzando el sumergimiento

en el amplio horizonte del sueño,

sin querer llegar pero llegando,

sin querer permanecer, retrocediendo.

Entre la paz del vacío

y la tensión de lo que aún queda de real,

cuando la sonrisa amanece

imprevisible, colgada de un labio entreabierto.

Guardar el instante

tan íntimo y confiado

y recordarlo luego, después,

cuando tardíamente el sueño

se me resista.

En el tendedero de mi memoria

buscaré su presencia y lo hallaré

lo haré mío, lo poseeré.

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s