EL PAPEL VIEJO DE ESTA LLUVIA NUEVA

El papel viejo de esta lluvia nueva

avanza desde la ventana

cruzando la casa,

descomponiendo el gris que con el viento

turba la lisura de su acero.

En el silencio de su paso

hay voces rememorando

la penumbra de otras tierras,

las que se quejan dentro

de que la luz siempre está en otros lugares,

dejando ir la vida a ras del suelo

donde el sonar del agua en el asfalto

es el paso de esta tarde.

A menudo, no es su correr

el que da sazón al sonido de la vida.

A este mes, le faltan días para hacerse grande

y ser los tiempos que ocuparon otros años,

dándoles alas nuevas a la lluvia

envejecida entre los humos.

Hoy, parar es dar un paso,

esperar es prueba de existencia,

luego queda enmendar a la luz

los rayos de viento y agua

de un día a otro y a otro día.

Agujeros quejumbrosos de estas gotas

posándose en la ventana

con sus ventosas de ganas,

dibujando arañas en los cristales,

y la estela de su marcha peregrina

sin aroma de su estancia.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s