VEN, VEN

 

Ven, ven

sujétame la escalera

se está cayendo una estrella

y al cielo le llora esta noche,

ven, ven, ya está…

Caían estrellas, mojaban las caras

su jugo de luz con polvo bruñido,

mentía el fulgor abriendo caminos,

que otros ya cegaron,

mentía la noche mientras

la realidad aterrizaba en

manos vacías de susurros y fuerza

para caminar senderos oscuros,

como ella, noche perdedora de estrellas,

negra sin sueños que elevar allí,

donde se encuentran las voces sin retorno

y los ecos abruman el paso de las horas.

Caían estrellas y eran vidas, anegadas

de niebla sustentando lo que aún faltaba

por llegar, mostrando los rostros

perdidos de sueño y los ojos,

saltando del horizonte a la frontera

sin más allá, ni acá, que el espejo

en la pared fijado, para no romper

la silueta del extraño que refleja.

La noche dará sus frutos, los perdedores

despertarán de la ilusión teñida

de tantos colores como engaños,

habrá un nuevo tiempo que regalar

y vivir tan vivos que dará miedo

poner trabas, eso, será el futuro. Hoy

sigue todo tibio, la estrella que retuve

en las manos aún llora la caída y rumia

su suerte entre tinieblas, las mentes se cierran

con los corazones encapotando la lejanía

que arroba el candor de un nuevo día.

Ya llegando, ya siendo, ya pasando.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s