EL VERANO ARRECIA.

 Joseph Mallord William Turner  - Anochecer en el lago

Joseph Mallord William Turner – Anochecer en el lago

 

El verano arrecia y acaba

con los pensamientos que callejeaban

por la mente ocupada en olvidar,

se hizo el calor, el dorado brama pieles

que desnudas pasean estos

turbios aires de calima espesa,

siendo el horizonte al que llegar.

Machacamos estos sinsabores

que los tiempos trajeron

con sonrisas empecinadas más altas

que las olas tendidas a sus pies,

y creemos, creemos que estas risas

matarán tanta ansiedad

navegando a ras de piel, tanto miedo

transformado en noches entretenidas

al descaro del calor que cobra

el sueño como precio a tanto reír

tan necio. Bien, respirar

se ha vuelto liviano, oigo el río bajar,

trémulo gorjeo rompiendo piedras

orilladas de los colores que la tarde

envuelve en rojos y ocres y dorados.

Me ahogo. Su cauce seco de agua

arrastra vidas, golpea pieles y huesos

voces que no quisieron gritar.

Una tormenta de verano acaba de llegar.

Humea el gris, cae la nube sobre la tierra

yerma donde las ideas no parieron ni una vez

y va alzando un polvo rancio,

el tiempo dobla y desdobla esquinas

al ritmo de los rayos secos hirviendo

verde y sangre, rogando aguas frescas

murmurando rezos que pernocten al raso,

donde las almas se diluyeron ayer

tornándose cenizas perdidas al albor

del hombre secuestrado por el hombre.

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s