ESCUCHANDO HACÍA DENTRO

   

Calla, calla, calla.

Hacia dentro todo es blanco,

un limbo preñado de palabras

queriendo ser oídas por mí.

Ayudándome a escuchar su roce

que no impele ni urge,

abraza, zambuca, envuelve.

Son el amante más seguro.

Inundada de atenciones

seductoras, me captura.

Hacia dentro, encuentro un globo

que vuela con la brisa

insuflada por dos fuelles

atemperando el latir.

Calma. Escucho absorta.

Está al caer una noche de verano.

Yo, sigo aprendiendo la C

en la larga lista de lecciones.

El eco del silencio emite

mis respuestas en estéreo.

Sin sonidos, se dibujan

imágenes con palabras,

aprecio a los protagonistas,

les oigo desde el sigilo

-diálogos vividos o queridos-

con sus voces, que recreo

en algún lugar de la memoria.

Ahora sonrío. Antes casi lloraba.

Da igual lo que se siente

si es en paz. Es mío.

Lo creé o me fue dado.

Me lo sugirió algo en mí

para seguir o detenerme.

 

 No hay miedos ahora.

Nada interrumpe el camino

iniciado otra tarde de verano,

ausente ya del tiempo y el recuerdo.

Soy yo quien responde:

A veces, acero templado al fuego,

otras, flores y ambrosía.

Desprovista de máscaras

ritos y retos asentados,

me zambullo en los líquidos

que me viven dentro.

Me ahogo plácidamente

en su lecho galvanizado,

con frutos maduros del árbol

de las mil posibilidades.

Analizo y planeo entre las ramas

que me surcan reales,

autorizándome a volver

de nuevo a las raíces:

Encontradas cuando la vida flota

en el aire ya respirado.

Densidad que me entretiene

levitando la carga

del ahogo que en ocasiones nace,

desde la joroba de viajero

por un desierto inmenso.

Una campana suena

alguna hora que apaga el sol,

destemplando el cuerpo.

Pequeñas gotas nadan

por la frente y los pechos.

El rumor se acrecienta

anegándome la tregua.

Un velo negro turba

con su sombra la mirada.

El murmullo es ruido,

no comprendo nada.

Una luz prende lejana,

suspendida en el aire y luego otra.

Fuera la vida sigue.

Salgo, salgo. Que el globo estalla.

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s