TERROR

Hablaré por los que no pueden desde sus sombras de guerra,

diré que sus voces viven, que sus cuerpos resisten

a pesar de quienes quieren comprar sus vidas, en la distancia,

sin oler la muerte, sin perder el tiempo de sus relojes de oro

empañado por el hálito de las vidas que segaron, en la distancia,

de los sin corazón que pagaron con cuerpos sus trincheras

de poder, sus ciudades de silenciados, sus huestes calladas

por el miedo irreductible. Diré que miráis en la distancia sin ver

la vida que no tendréis. Diré del abandono a la suerte del más fuerte,

del mejor postor que reunió vuestras culturas bajo yugos de promesas.

Hablaré por los niños abiertos a las sonrisas, cuando

sus ojos mueren en directo mientras fumo un cigarrillo

que me atraganta la esperanza y me rompe y me mutila.

No callaré vuestro sacrificio en altares corruptos, no he de pasar

por la vida negando, por no llorar cada día la impotencia

de tanta rabia callada a golpes de talonario, de petróleo, de uranio,

de los nuevos dioses hacedores de miseria barriendo como polvo

vuestra historia. No he de callar tanto desierto. Y diré como pueda

lo que me dejéis que diga, lo que me dejéis que viva.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a TERROR

  1. Buenos poemas los de tu blog.

    Te dejo un abrazo
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s