FIESTAS

Las guirnaldas caen calle abajo

sin saber que celebrar, sus luces

mienten, engañan a las voces felices

que ríen inocentes, ignorantes

a sabiendas, perdidos sin querer encontrar.

Vivir no es suficiente telón de fondo,

cuentan la dignidad, la resistencia,

los ríos de preguntas sin fulgor

escondidas bajo músicas caducas,

no hay nada que celebrar: se perdieron

los cerebros y los corazones se secaron

los niños se soltaron de las manos, y

los hombres más tristes

saltaron por las ventanas, decidme pues,

como podemos bailar

con las almas muertas y los cuerpos ebrios,

decid que agradecer.

Las mentiras caídas sobre nuestras espaldas

arrastran barro hacia los pies desorientados

y en su frenesí, hartos de tanta farsa.

Veo en nuestros ojos las sombras fronteras

del no saber que hacer con la conciencia,

de cómo el vacío ocupa el espacio a gritos

asolando la fuerza que parimos al nacer.

Las realidades que no vivimos,

nos impiden soñar, decid, como inventar un festejo

sin un paisaje nuevo que celebrar.

Que sonrisa poner a esta canosa isla desterrada.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s