SÍ, LA HISTORIA SE REPITE.

Cuantos de nosotros necesitáis que caigan,

cuantos vuestro ego reclama víctimas de la pobreza,

del abandono de vuestras leyes.

Cuando saciareis el hambre del dinero

a cambio de personas y

devolveréis la luz al entendimiento.

Para cuando la paz del alma y de los cuerpos rotos.

La esperanza se escapa callejeando

perdida, inédita,

extraña al rumor que la persigue

y reta a un duelo desigual

de gigantes contra David.

La historia repite su estigma inmutable

doblegando voluntades

ya rendidas antes de comenzar la lucha,

sin saber, que hay que iniciar la lucha

sin querer saber que han de ser parte de la lucha

o vivirán perdiendo vida sin razones,

sin entender nada de aquello que respiran,

sin ser más humanos que los verdugos

que atontan las mentes derramadas

con el miedo a tener más miedo,

con el miedo a no sentir nada, porque el miedo

crece por las cavernas del pensamiento quieto

y ya no hay salida, ni sonrisa que alivie

tanta podredumbre humana. Y habrán ganado

ellos, los que del camino hacen una apuesta

en contra nuestra y ganan sin ceder

ante ningún dolor ajeno, tan seguros están

de la debilidad del contrincante, tan vencedores,

¡ay! y tantos tan vencidos. Sí, la historia se repite.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s