FUTURO

Después…

Cuando toda roca sea arena

en cada vientre y sábana la aurora entre los niños.

Cuando poco haya y sea. Después,

si es que aún quedan gotas de alabastro

de entre los ventanales de la ausencia,

impregnarán de aceite los rieles de la luna y

ensillaran caballos las manos que dormitan.

Cuando sea pronto para no ser, y la tarde

interrumpa con ronquidos su discurso

porque los lobos aullando a deshoras, han roto

la mortecina herrumbre de las vigas.

Será después, que el desierto inunde

las campanas en vigilia,

que los besos huelan a salitre

entre los humedales del letargo.

El sudario de éter, la presencia,

después tendrá guirnaldas por brazos

y de entre los sueños, el preciso rumor de la partida.

Después, no será si no el recuerdo y la añoranza.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s