DÓNDE ESTAMOS

Dónde estamos, como ayer perdidos,

embarrancados entre los días

que se deslizan sin derramarles

la savia, sordos y ciegos.

Marionetas amortajadas, caminamos

vencidos o acostumbrados,

mientras, nos aprietan los hilos

con dedos sangre y acortan

la distancia de nuestros pasos.

Si escucho el silencio, oigo monotonía,

si escucho las voces, oigo discursos dormidos

en el día a día, que no inquieren,

se conforman y paren estados de gracia

encaramados a los sofás donde nos tiran

los portadores de los hilos, negros hilos,

negros días, muñecos de nuestras vidas,

en estanterías quietas y cerradas, ajenos

a esto que es historia, nuestra historia

cambiando irreversible, adoctrinada,

silenciada, desarmada, ahogada.

Robada al fin y ya enterrada.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s