YO MUERO HOY

Yo muero día a día

por todos los que murieron ayer,

en la revolución,

en todas las revoluciones,

en estas calles nuestras ninguneadas.

Muero al vernos muertos

hambrientos, encadenados.

Muero las primaveras perdidas, robadas

a los pueblos todos, a los pueblos solos.

Las voces segadas y degolladas

tiñen los soles de sangre.

Las lunas de gritos turbios

caminan encadenadas por las piedras y la arena

el cemento y la yerba.

Y muero hoy por los niños cerrados

como palmas de manos ciegas,

sin abrazos que les laven la pena

ni les sacien el juego perdido,

muero por su miedo encerrado

en el oscuro tiempo largo

enterrado aún en vida.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s