FARINGE DE OTRAS VIDAS

Aunque estas no sean los nuestras,

en ellas perdernos ciegos

buscando en el fondo el lacre

desmembrando tiempo y niebla,

estar y acabar no siendo.

En todos vivir y morir

para poder seguir viva,

mirar, sentir toda vida

cualquier camino, esa es

al fin, la razón primera.

No solo ser testigos,

es preciso entrar en ellas

respirando de nuevo ese aire

ya inhalado y negado.

Hacerlos cordón profeso

que unan hasta las palabras

que un día llegarán a ser.

Río que las lleve a cuestas

renunciando a su camino,

remover dolor y limo

cosas grandes y pequeñas.

Fotocopias que son muertes

de unos seres que soñaban

ser su voz en grito y alma.

Callar para no ser vistos

más allá de nuestras sombras,

vestir con ropas hundidas,

sacar a flote el recuerdo

habiendo buceado en ellos

hasta encontrar el pensamiento

para hacerlo nuestro al fin,

y en verdad que digo míos:

Míos hasta el olvido mío.

la voz dictando las palabras

que han de ser por fuerza fieras

al ser eco de otros seres,

no han de callar ni entre piedras

ni ante vientos que me empujan

y derriban tantas veces

como veces me levanto.

Con ellas entre las manos

abrigadas del azote, y

del tropiezo fustigado

por mi cuerpo y su deseo

de ser concha y fondeadero.

Faringe de otras vidas

que se suman y se restan

acabando divididas,

insurrectas y cabales,

enmoheciendo la savia

de mis puños de escribana,

de un alma que no ceja

su atadura a la poesía.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s