LA CASA ESTÁ VACÍA

 

La casa está vacía, no tiene vida,

la calle se llena de inquilinos de la noche,

de hambrientos, de desocupados de la vida

y desarraigados del amor.

Mis manos mecen el dolor de sus carencias

con abrazos desmañados, mis palabras

les hablan con el miedo al mañana,

apenas hay espacio para tanta queja,

apenas palabras para tanto dolor,

sus días llenan los míos, sus niños

me duermen las noches despiertas

Me quejo, debo quejarme, ¿dónde estáis

los que elegimos para estar a nuestro lado,

de que lado habéis quedado?,¿cómo andáis tan ausentes?

¿ya dormís, ya coméis?, ¿los espejos os devuelven

vuestra imagen?, o nos veis, sangrando el sudor

de vuestra imprudencia, de vuestra inmundicia,

del poder que se os pega en las manos inútiles,

del dinero que robasteis sin nuestra voz.

¿Dónde quedan vuestra mirada y vuestra conciencia?

donde, que no lloráis cada minuto perdido en no ver,

en no sentir como se escapa tanta vida

como se pierde en el camino tanta fuerza

que no es vuestra, sino nuestra y la matáis

con la indolencia del desarraigo, del desapego

que el poder imprime como huella de la negrura

creada con tanto engendro malhadado

que parís así, deprisa y sin soluciones.

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s