LA CALLE LA TOMAN ELLOS

La calle la toman ellos, los sin alma
nos la roban y constriñen, la agotan,
la vuelven ruin con su discurso envuelto en pompa,
nos arrastramos hoy, por los trozos que nos dejan
ya limpios, ya callados de palabras nuevas.
Pero mi calle es vida, mi calle ha de ser nuestra,
la de todos en la que ella habitamos sin fronteras,
sin colores ni banderas, mi calle son pasos de niños
abrazos de amantes, palabras y silencios,
sudor del que aún trabaja y regresa
arrastrando el cansancio del que jamás sabrán
los sin alma.
Mi calle es blanca y roja, negra y muda,
y camina siempre adelante hacia la historia:
la que hace quien entre ella vive a ras de suelo,
a golpe de risa y voz truncada, soñando el sueño
de dormir en calma el día.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s