NOS ESTÁN MATANDO EL ALMA

Nos están matando el alma,
como trocitos de chicle nos tiran
a las calles, a los suelos, a las alcantarillas,
nos matan el alma como oscuras manchas pegadas
pisadas por los que caminando con pasos poderosos absorben
lo que de humanos nos queda,
nos matan el alma día a día, viernes a viernes
de la cabeza a los pies nos usurpan la savia y
las ideas, nos amordazan las cansadas lenguas
con el miedo al mañana que solo ellos tendrán.
Nos matan las ganas y el esfuerzo.
Tengo el alma herida y el cuerpo medio muerto,
que no me ayuden, deseo, que no me rescaten, pido,
que me dejen chicle pegado que yo me despegaré,
enterita seré lo que pueda ser, un trocito de nada
de la que ellos no quieren, la que libre piensa,
la que libre de ellos vive y respira con dificultad
los caminos que ellos siegan de esperanzas y
fecundan de sombras alienadas.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s