De quien hablaré esta noche

 

De quien hablaré esta noche

si no de ti…

Bajaban los labios a buscarte

perdido como estabas,

dabas alas al timbre de tu voz

en una noche entre otras y acudía

mi mano a salvarte de ti, sin saberlo tú,

distraído entre discursos

repletos de algas a la sombra de tu boca.

Fuego de aquella noche sin partida

ni regreso, entre dos albas

era yo, hueco que acogía

la pesadez de pasos tan andados,

y entre mi mano la tuya

viajando al aire de unos dedos

siendo luz en que cobijar la escarcha.

El reloj sajaba las horas

para mancharlas de ausencia,

desprendía las gotas de su paso

en las espaldas,

como pago para retener un alma.

El eco se deshacía en mí

profundo, como herida bebiendo

la sangre que perdía.

Rodeaba mi brazo

el nombre oculto de tu melancolía,

tensada la piel al distraído peso de tu pelo

bailando su dolor salado

de solitario en una isla elegida.

Perdía inocencia entre los murmullos

de tus noches,

encontraba sed en las palabras de tus días,

escondía versos que besaban las voces de tus ojos

y la estela de tu sombra al primer sol

demandaba asilo, una vez más,

a lo que la noche rompía.

De quien hablaré, pues,

esta noche sin ti…

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s