El confía

El confía
en las palabras del silencio
y del olvido que viene y va,
no tiene la certeza,
sólo la experiencia
de los vivos y los muertos.
Se sabe arena del tiempo
de una playa al norte de la vida,
donde se rompe lo moldeado
para volver de nuevo a serlo,
contradicción de la historia,
vena de la sangre en movimiento
tiempo y tiempo a salvo en el silencio.
El respira estos hilos, los come, los digiere,
contradicción continuada
que marchita y renace la profunda sombra
con la prisa de lo imposible,
astuto y amargo, siempre niño
palpa reconociendo lo que no recuerda,
descubriendo que no hay nada nuevo
si no está dentro, justo
entre el silencio y el olvido.
El sabe, el resto duele.
Tiene una sombra que entra y sale de él.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s