SOLO DI QUE ME RECUERDAS

 

 

Sé que querías llegar a viejo,

di que lo ansiabas.

Esperabas amaneceres con puertas abiertas

horas a destiempo ya descontadas

del resto que aún atesorabas.

Di que te proponías cruzar la edad

como un charco en un tambor

de la tormenta y poner a secar el resto.

Di que no querías esta infancia

con manos que te lavaran,

te vistieran y te peinaran.

Sé que no querías alejarte de nosotros,

aunque en realidad somos nosotros

los que nos acercamos a ti,

con los rodeos que nos manda el miedo.

Los signos de los tiempo

tardan en llamar y ser oídos,

para entonces, lo que tenía que ser, ha sido.

Di que esta soledad es tan nueva como vieja

y sus tentáculos, estrellas caídas

sin ángel en la balaustrada.

Di que se detendrá

reteniendo los miedos y las iras,

di de la posibilidad de romper las leyes

y volver del tiempo negro que te posee

como de un paseo al mediodía.

Sé que no habrá pausa

en esta guerra fría

que tú no sabes que existe,

y que las trincheras se romperán tan pronto

como las palabras que no encuentra  tu mente.

Pero ahora di, sólo di que me recuerdas.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

SI AÚN PUDIERAS…

 

 

 

Yo guardo el dolor como

si de un tesoro se tratara,

pero desearía perderlo

a la vuelta de una esquina

ajena aletargada en la frontera.

En el dolor no hay espacio

ni para otro ni para las palabras,

solo es uno bajo su propio techo

y corazas de lluvia extraña

que no dejan volar a la tristeza.

ni escapar del reflejo en el espejo

para borrarlo con la palma de la mano

sobre la fría luna, frío miedo, frío.

Y es tu dolor el que me ocupa

y araña y rompe, acompañando mi vida

con un abrazo tan solemne, prieto y desgastado

que apenas queda aire que acariciar

ni opciones más allá de ese poder

que me lleva y trae media vida a cuestas.

Yo guardo tú dolor para amansarlo

y protegerlo del hoy que le duele hasta las venas.

Si abrir la mano te sirviera, para ver

el vacío que generas, si tu mano se atreviera

a bailarle el silencio a tanta pena

podría esperarte allí junto a la entrada.

Es de tu pesar que te protejo,

lanzo y rebota de nuevo en ti,

perdido sin ti, ausente sin ti, y no lo sabes.

Tal vez sea el momento de dejarte

con tu destino que llamará al mío.

se me caen de las manos flores

que no son sino silencios de estas vidas rotas.

y retenerte de mi parte donde el sol

calienta lo que queda. Si aún pudieras…

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

SOÑÉ QUE TENÍA UN SUEÑO

 

Soñé que tenía un sueño

e íbamos de la mano

hacia la noche,

adelante, siempre adelante:

el sueño de quien se ha quedado

sin sueños

recurre a sí mismo para recrearse

y dar sombra al hambriento

y cobijo al sediento

de una luna virgen.

Cuando vuelves la cara hacia atrás,

siempre hacia atrás,

pierdes la mano que sujetabas,

el último sueño caminó solo

hacia el nunca, hacia la nada

hacia jamás seré de nuevo.

Tú lo comprendes,

almacenaste sueños para perderlos

a lo largo de la vida,

por si sólo los tenías a ellos,

por no decir que no tenías nada

entre los dedos,

desde la luz a la sombra

desde el alba al duelo.

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

ES EN MÍ QUE LA LUNA

1_chagall 41

MARC CHAGALL

 

 

 

Es en mí que la luna ahoga sus cráteres

y ahoga su fe en la lluvia de meteoros.

En mi viven los pliegues de caminos pisoteados

por quien el cristal devuelve su mirada.

El dedo oval del arco del mediodía

señala, sin poder quedar más a ras

del fin de algo.

Es cuando el sueño deja de pisarte los talones,

cuando el tenaz embudo bajo el aljibe da forma

a lo que no esperabas que viniera.

Ocurre en mí sin pausa.

Las presas torvas líneas que me unen

y tu cabeza de flecha, no van al tiempo,

emergen dos sombras atravesando la llanura de peldaños

donde el rastro se ha borrado así,

apelotonando el día a día huraño,

solapando a cada bocado el irascible vientre hurgando.

Es en mí, que beben parvas gotas del zumo del olvido,

que en trémulos soliloquios elevan ecos los ladridos.

Las sombras tras el oído mueren

bajo el plenilunio crepuscular.

El fundido aluminoso del mar a tientas

rezuma sobre alfombras de letras sin salida,

de frases sin repuesta arrepentida.

Es en mi que los abalorios ruedan sumando estanques

a la sombra de los dedos, que, como palmeras

dejan batir al viento los hijos de sus nervios.

Allá donde todo queda lejos para ser querido,

o donde los deseos se olvidaron de encontrarte.

Las ruedas encuentran imperfecta la caída

en el estrecho surco y duermen girando radios

a los rayos de la sombra de una encina.

Y el guerrero de la vida en mi, anochece la lumbre

vespertina con bostezos de hidromiel,

rascando erguidos brazos que atraviesan las fronteras

más acá del niño que ya no sigue rastro alguno.

El aguanal se emboza de cenizas plañideras.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

DE TUS MANOS CAEN LAS CENIZAS

IL DOMENICHINO, ESTUDIO DE MANOS

IL DOMENICHINO, ESTUDIO DE MANOS

 

 

 

 

De tus manos caen las cenizas

del último tótem de la noche,

del susurro escapa el sueño

entre pavesas de alcanfor impregnadas.

El ruido de la noche se prodiga

entre las grietas de las paredes y los aumenta

el eco del insomnio.

Entre mis manos suda el calor,

calostro amargo en un día equivocado.

El pulmón rechina el aire y el párpado

tropieza y se endereza.

Así pues hay tres curvas en este espacio,

vivos arcos que resuenan en las cuerdas

del sueño, desde su cajón de entrañas.

Ya hace tanto tiempo, amor, del encuentro primigenio,

del hechizo de la sangre encabritada,

de la clara espuma del cabello enlutado.

Hace tanto, amor, del amor oscuro.

Ella canta, aguda entre trompetas

al recuerdo de esas calles que eran mías.

Ahora, tiembla el hilo blanco

que divide en mitades lo concorde.

La concubina de estos momentos inhalados

entre fosas que semejan montañas,

inventa historias robadas a algún tiempo

en algún lugar de nombre congelado

por la inercia, por lo muerto, por lo usado.

Acaso ya no hay lugar en estos años para instantes

y el pensar, si no es completo

aniquile los conjuros al mal tiempo.

Pero siento quebradas voces,

hablo entre sinuosos roces y añoro la espalda

en que recostaba la carga del esfuerzo cotidiano.

El simple costo que esquive la ignorancia

de resumir en la jornada lo obvio,

no figura entre esta sed tan llena de nostalgia.

Beber al filo de la almohada

la noche sin sigilo y sin infancia,

entre curvas que almacenan tanta constancia

no dejan más, que un espacio herido

donde reposar una sola de mis alas.

 

 

LEONARDO DA VINCI, ESTUDIO DE MANOS.

LEONARDO DA VINCI, ESTUDIO DE MANOS.

 

 

De les teves mans cauen les cendres

de l’últim tòtem de la nit,

del murmuri escapa el somni

entre cendres de càmfora impregnades.

El soroll de la nit es prodiga

entre les esquerdes de les parets i els augmenta

el ressò de l’insomni.

Entre les meves mans sua la calor,

calostre amarg en un dia equivocat.

El pulmó grinyola l’aire i la parpella

ensopega i s’aixeca.

Així doncs, hi ha tres corbes en aquest espai,

vius arcs que ressonen en les cordes

del somni, des del seu calaix d’entranyes.

Ja fa tant temps, amor, de la trobada primigènia,

de l’encanteri de la sang encabritada,

de la clara escuma del cabell endolat.

Fa tant, amor, de l’amor fosc.

Ella canta, aguda entre trompetes

al record d’aquests carrers que eren meus.

Ara, tremola el fil blanc

que divideix en meitats l’avinença.

 La concubina d’aquests moments inhalats

entre fosses que assemblen muntanyes,

inventa històries robades a algun temps

en algun lloc de nom congelat

per la inèrcia, per allò mort, per l’usat.

Potser ja no hi ha lloc en aquests anys per a instants

i el pensar, si no és complet

aniquili els conjurs al mal temps.

Però sento esfondrades veus,

parlo entre sinuosos frecs i enyoro l’esquena

en què recolzava la càrrega de l’esforç quotidià.

El simple cost que esquivi la ignorància

de resumir en la jornada l’obvi,

no figura entre aquesta set tan plena de nostàlgia.

Beure al caient del coixí

la nit sense sigil i sense infància,

entre corbes que emmagatzemen tanta constància,

no deixen més que un espai ferit

on reposar una sola de les meves ales.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

UNA INMENSA NADA GRIS

20130327_221601

 

 

Sueño que subo a la luna

y me abraza la blanca con manos

de puntas romas, me mece.

Sueño en mi luna cuna

el pájaro que me lleve

allí, dónde la noche se hizo día,

y canta libertades perdidas.

Sueño libertades en mentes libres,

vidas revolviendo vidas

prendidas a toda piel que habita

mundos azules y verdes.

Sueño mundos de paz

remanso, tan justos que aman

la luna y la mente,

el pájaro y la piel, la vida,

y viven libertades. Vivo despierta

caída de entre las manos

del abrazo cuna, y me llaman

la luna y la cuna, el pájaro y la piel

a soñar la libertad viva

de las mentes libres, y ya no duermo,

grito sin verdes ni azules, sin paz, sin vida

me pierdo, me busco, me pierdo.

Me encuentro en una calle cualquiera

de un lugar cualquiera, ya no hay espacios

que nombrar, ni amparar, ni servir,

los mataron con nuestro permiso

un día cualquiera, quienes cruzan sin mirar

cuantas vidas escancian allí,

en medio de una inmensa nada gris.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

12 DE OCTUBRE, FIESTA NACIONAL

No, yo no soy de este país. No, ellos no me representan, no me representan los que mandan en nombre del pueblo contra el pueblo, los que quitan el pan y se lo dan a la banca, sea de aquí o extranjera, los que no permiten que me acerque al Congreso, que debería ser mi casa, ni siquiera para decir que trabajen mejor, que para algo votamos, ellos piensan que una vez votados, lo que ocurra es sólo de ellos y para ellos. No es mi país el que celebra su fiesta militarmente, no me representan los militares garantes de la democracia si les gusta, sino, se aferran a una Constitución que les permite lo que no debería estar permitido. No es mi país el que no respeta los países que lo componen, tan ricos como hermosos, con tanta historia por separado, con tanto mestizaje que debería ser lo que hiciera grande y sabio a este país, que no, no es el mío. No es el mío el que sólo ve un camino contra la crisis, el que imponen los llamados neo liberales más bien neo conservadores, basado en hacer que las diferencias cada vez sean mayores en beneficio de los mercados financieros, quienes quieran que ellos sean: burbujas inmobiliarias, bancos que lugar de cerrarse o nacionalizarse, se socializan entendido como que todos pagamos sus deudas y problemas y los nuestros ya veremos. Empresas armamentísticas si, armas para matar a otros seres humanos a los que no conozco pero que mi país ayudará a matar con la finalidad de ganar dinero, les pido perdón a sus familias y amigos, porque me siento más amenazada por estas empresas que por los muertos que procuraran, multinacionales que deslocalizan puestos de trabajo, pagan menos impuestos que pequeños emprendedores con trabajadores asustados que aquí permanecen y resisten.

No es mi país aquel que prima el pago de la deuda en los presupuestos, una deuda que cada vez será más grande porque la pescadilla siempre acaba mordiéndose la cola, en vez de primar la educación, los servicios sociales, la libertad de expresión y acción, la sanidad universal para todo ciudadano que aquí viva, la creación de puestos de trabajo con créditos a pequeñas y medianas empresas. No es mi país el que en nombre de la crisis desmantela el estado del bienestar, que no era magnífico, que limita los derechos democráticos adquiridos en lugar de ampliarlos como en otros países del entorno, que limita los derechos laborales que costó mucho conseguir, que desmantela la solidaridad con los  llamados países del tercer mundo que, señores, se mueren de hambre literalmente, lo suyo si que es crisis, que en fin pretende cambiar la democracia por algo tan desnaturalizado que no me representa, sino que me asusta.

No es mi país, aquel en el que no se escucha a tantos que salen a la calle de mil maneras protestando por todo esto, y aún sonriendo y se sigue apelando a la mayoría silenciosa, que sí existe, para seguir estas políticas tan negras y amargas, pido a esta mayoría que hablea ver si así, ellos se callan.

No, no es mi país, así que tal día como hoy, fiesta nacional, he salido a pasear por las montañas que rodean mi ciudad, hermosas, recias, surcadas de caminos, con unas enormes nubes grises que servían de sombra a las pendientes sembradas de árboles, rodeada de los olores tan míos, a tomillo y pino, a romero y tierra seca. Mi tierra, esta si que es mía y la sufro, la paseo, la saboreo hoy con toda la libertad de que soy posible.

Publicado en Vida | Deja un comentario