DESIERTO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nueve salidas, nueve, y ninguna sirve.

Arpegios ligeros silbando truncados,

pájaros deshilachados entre soles apagados.

Las sirenas que reclaman los agujeros ocres

llenan las salinas de espanto

resecando las entrañas.

Callo. Escucho inmóvil.

Nueve guirnaldas recubren

nueve alacenas de paja sembradas de agua.

Los rezos del réquiem pasan

por debajo de los ojos que no miran,

al lado de oídos que no escuchan

o de manos que tejen en la paja cruces.

Aquellos años en los que el día

desplomaba gajos de piedras de la noche,

los retomó aquella que olvida

que en los cuadros de la memoria hubo vida.

La que de la soledad hizo simiente

para un grito que colgaba de una cara

velada por el agua, apagada ya la llama

le quedaba, viscosa la puerta clavada,

el jergón deshecho en la bahía

y un rumor, como de ola estrellada.

Cuando se acallen los golpes

de los filos de las nueve salidas,

ardientes los pájaros de las alas marchitas,

beberá de la tierra la sombra de la mañana

siendo de nuevo, empeño añejo.

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

Las palabras que van a salir

 

 

Las palabras

que van a salir, resbalan y caen

sobre este papel viejo

sudando otras vidas

desde mis manos a él,

escarcharan el tiempo deteniéndolo,

acariciaran el lienzo

sabiéndose ocupado y refugiado

en un trabajo antiguo.

Dejarse llevar por él, por su dolor

de tez pálida, luna mezclada con leche

en una noche clara.

El olor seco a trabajo invertido en crearlo

con manos artesanas, ramas de mis hojas

que lo escriben y lo piensan.

Caer en su rugosidad de altiplano

con viento al fondo

incitando a crear más huellas que lo labren,

dejarle hablar sin callarme

sintiendo su fluir en mis oídos

recogiendo cada historia, cada sentimiento

vestido de incógnito para encontrarlo yo,

recogerlo y regarlo, dejando que crezca

y me cubra con su capa de hijos frutos,

dándome raíces que expandir y miradas que posar,

ropas de hojas glaucas que llevar

conmigo a pasear por su mundo en blanco,

hasta llegar a llenarme con las hijas

de mi mente y de mis manos,

culpables de ser las narradoras

de quien  nunca quiso ser narrado.

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

Y YO, DIME…

images

 

 

Y yo, dime:

¿De qué recuerdo provengo,

hacia que mar voy?.

De las hojas de las alas blancas

que cavan luz tras las persianas,

rememoro su aleteo de luciérnaga y voy

placentera a lomos de este haz cociendo

sentimientos en fogones de aliento.

O de los túneles de niños en manos

del aura de la desdicha,

hasta que zurzan vidas nuevas

los alvéolos mórbidos quebrados de aire

punto atrás un día, sobrehilado hoy.

Tal vez de entre ellos surja

el que tiña este rojo de luz y las olas,

olas rojas piensen y no aturdan,

secando los lodazales a los pies del muerto,

de tantos muertos como la historia nos ofrece

cada día, nuestra historia.

Porqué, dime que púrpura ha de ser

la noche en la probeta del sueño,

mezclando estos días con su ayer

y cada mañana con su hoy,

para llegar a ese todo que honrará

cada vida con su idea.

Quien provenga de la sal del tiempo

escribirá en los cuencos

el poso de las hojas de té, y creerá.

Quien no, masticará la espera de la tormenta

sorbiendo aguamiel a juego con el aire

y habrá perdido el momento de ser.

 

 

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

MADRE DE LA MADRE

 

 

 

I

De pedazos,

de pedazos tienes la amargura

de tanto andar contigo

por las travesías

de tus refugios.

Pegajosa coraza

que te impregna y transpira

este edredón mal cosido a llanto

y sangrientas pupas vacías.

Déjate andar, déjate,

aún no han llegado

los sones de la flauta

ni todos los crepúsculos y amaneceres.

La entrada, a veces, se busca

con tanta desesperación

como en ocasiones la salida,

y solo entonces

tomas parte de ellas.

Entre los descosidos

asoma la duda de la elección.

Acunas entre tus manos

tus hijos.

Tentáculos de tu melena,

brazos de tus sentidos,

que hoy son agujas

y te pinchan clavándote

mariposa, diseccionada sin pudor.

-Autopsia de la muerte en vida

a la que matan, para embellecer

perenne en el tiempo y el recuerdo,

augurio que reposaba candoroso-.

En cada ala un alfiler

que hoy no te soporta

ni te aúna, cruje y rompe.

A cada sueño, una herida

A cada querencia un prodigio

que esperas cruce tu puerto a nado.

¿Ves mariposa, como

surca el vuelo tu quejido,

despanzurrándose

sobre  el manido tapete?.

¿Ves acaso como, solas

tus manos aún libres,

aletean el acto de hilvanar

por sobre la quietud

de la pretendida muerte?.

¿Ves, mariposa humilde

de la luz de la noche,

tu ojo aún vivo

resistiendo el respirar?.

Puntos y vuelos

sobrellevando el peso de las culpas.

Prisa desnuda, casi ternura

el ala que flojea herida.

Vuelo atrás, punto atrás.

¿Qué‚ mas dará?.

Mañana los retorcerá

el grito de la noche,

deshaciendo en polvo

esgrimido como lamento,

cada logro de uno u otro.

Tienes tanto, tanto sueño

latente, acechando,

que no caben en tus manos creadoras,

ni descansan entre ellas

sobre la almohada de tu falda.

Quedas destinada al vagar de los rebeldes,

la humildad de movimiento

con grito al borde de su filo.

 

II

 

He envejecido para ti

en estos tiempos hoscos,

aprendiz de mariposa.

He sembrado en mi vientre la semilla

de un hijo recio,

y te he envuelto,

-madre de mi madre-

con un abrazo extemporáneo

oliendo a fatiga.

Heme aquí madre,

lamiendo tus heridas,

pegándome a tu sombra.

Casi resignada a este destino

entumeciéndome, tensándome.

Endurece callos en la garganta

cada nana no querida

a ti, por poco anciana

y niña, entre mis manos que agarras.

No me preguntes de que suerte

es esta maternidad.

Arranca de ella solo

la leche.

Agarrarte a los tibios pezones

que fueron tuyos y hoy,

regresan protectores

y alargan tu figura retrocediéndola.

Remontar el estado de oruga

al de mariposa reproductora

es dejar de ser yo

para ser tú en mí.

O ser yo contigo.

Una nueva necesidad de aprender

atraviesa este momento

en el que soy cuna y regazo,

soplo y caverna de agua sumergida.

Un desconocido miedo

esta aprendiendo reglas

tras el parto

que ha transformado nuestras vidas.

La voz que grita a tu vejez,

llenándole la soledad y el miedo,

sale de la impotencia y

medrosa urgencia

por regresarte y mantenerte fuerte

inerme al peligro,

aliviando tu más blanca palidez

entre mis manos de madre

de estrecho lecho.

La voz me sabe a duda de tiempo.

Te expulso fuera de mí

a expensas de un quebradizo llanto

que duele las entrañas yermas

asombradas y alarmadas.

Desde esa oruga que fui

clama su redondez hirsuta,

la voz, buscando

los desapacibles huesos

de una infancia que sostener

entre idéntica materia y pensamiento

-mujer sobre mujer, dentro de mujer,

entre mujeres-.

Un nuevo ser que familiarizar

con el mundo,

a cada secreto silencioso, solo de él.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

LA JUSTICIA UNIVERSAL EN ESPAÑA

Hasta ahora éramos un referente  en Europa y el mundo, a partir de ahora, gracias, como tantas otras regresiones, al gobierno del PP, de nuevo al culo del mundo, calladitos y obedientes a países que, como China, no respetan ni los derechos humanos, ni los cívicos, ni los laborales. Es más importante seguir haciendo negocios con ellos que el respeto a todos los derechos, quien paga manda.

http://www.publico.es/politica/508145/la-justicia-universal-en-espana-ya-es-historia

Una de las causas pendientes y la que ha suscitado el cambio y aprobación inmediata de la Ley Orgánica del Poder Judicial, tras la amonestación, amenaza e intimidación por parte del gobierno chino, es la invasión y genocidio en Tibet hace ahora 55 años. La Audiencia Nacional había puesto en busca y captura a líderes chinos responsables de dichos actos, y esto suscitó la inmediata y exprés reforma de la ley.

Sin embargo los tibetanos siguen su lucha y piden ayuda, estas son las fotos de las personas responsables del genocidio tibetano, que nos piden hagamos pública en apoyo a su causa:

cara

descarga

Cuando los gobiernos comienzan a ceder ante las presiones de gobiernos extranjeros incluso en cuestión de derechos elementales y universales, todos los ciudadanos estamos en peligro.

Publicado en Vida | Deja un comentario

AMANECE

Amanece, y el tiempo tiembla

hacia delante siempre, tiembla

las horas que desparrama sobre la piel

atenta a tanto trasiego.

En estos momentos en que el negro

dicen que es blanco, el gris, profundo gris

de las nubes fuera deshacen la falacia.

Estremece el viento el vello aprisionado

entre el frío y el espanto de ser testigo

de tanto letargo a espaldas del invierno

que, sin pena ni gloria anda desmañado,

por calles sin pasos, ni sombras que cobijen

las lluvias y los vientos. Se pierde un año.

Se regala su estela a las voces que insisten

la letanía del triunfo, el eco de la insistencia

a costa de vidas que se pierden

en sus redes sin sonrisa, ni prisa, ni pausa,

hacia abajo siempre, con el peso de las piedras

en sus bolsillos. Amanece, el tiempo tiembla,

amenaza la primavera con los primeros brotes

casi a deshora, casi a tientas, tan aprisa por ser verde

por ser vida, tan nueva como sabia, que

duele la helada acallando su primer suspiro

y la flor, que no fue por poco, pero no fue.

Y así sigue el tiempo temblándonos el alma

que pasa, chitón, entretenida en hurgar

distracciones a medida para medio morir,

para medio vivir, para medio querer no sabemos que,

que hiela este grito roto como escarcha.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

FUTURO

Después…

Cuando toda roca sea arena

en cada vientre y sábana la aurora entre los niños.

Cuando poco haya y sea. Después,

si es que aún quedan gotas de alabastro

de entre los ventanales de la ausencia,

impregnarán de aceite los rieles de la luna y

ensillarán caballos las manos que dormitan.

Cuando sea pronto para no ser, y la tarde

interrumpa con ronquidos su discurso

porque los lobos aullando a deshoras, han roto

la mortecina herrumbre de las vigas.

Será después, que el desierto inunde

las campanas en vigilia,

que los besos huelan a salitre

entre los humedales del letargo.

El sudario de éter, la presencia,

después, tendrá brazos por guirnaldas

y de entre los sueños el preclaro rumor de la partida.

Después, no será si no el recuerdo y la añoranza.

 

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario